¿Cómo evitar el sangrado de encías?

El sangrado de encías que puede aparecer después del cepillado es un síntoma de que algo no va bien y no debes pasarlo por alto. En este artículo repasamos las posibles causas que generan sangrado gingival y cómo combatirlas.

Debes cepillarte los dientes tres veces al día, en caso de que tengas sangrados utiliza una pasta de dientes especial para encías inflamadas y gingivitis, utiliza hilo dental y enjuague bucal a diario.

Para una limpieza en profundidad, los cepillos interdentales y el irrigador dental son una buena opción para acceder y limpiar los espacios interproximales, sigue siempre los consejos de tu dentista.

Causas del sangrado de encías

Cepillado agresivo

Si tras el cepillado te sangran las encías es posible que estés usando un cepillo con cerdas demasiado fuertes, procura usar siempre un cepillo suave o medio. Además, cuando te cepillas los dientes horizontalmente de adelante hacia atrás en lugar de hacerlo desde la encía hasta el diente puedes provocar daños irreversibles, la encía se retrae favoreciendo la enfermedad periodontal.

Placa dental | Bacterias en tu boca

La mayoría de las veces las encías sangran debido a bacterias. Éstas están presentes de forma natural en la boca pero si no te cepillas los dientes con regularidad, pueden depositarse sobre ellos junto a restos de comida y formar la conocida placa dental.

Las bacterias de la placa dental irritan y atacan la encía, ésta se enrojece, se hincha y comienza a sangrar. A esto se le llama gingivitis y es una inflamación del tejido de las encías que se hinchan llenándose de células inmunes que circulan por el torrente sanguíneo para tratar de defenderse de las infeccones.

La inflamación suele ir acompañada de dolor. Además, al atacar las encías, las bacterias liberan residuos que desprenden mal aliento.

Gingivitis

El 80% de la población se verá afectada por gingivitis en algún momento de su vida. El cepillado insuficiente es la causa de la mayor parte de las gingivitis, pero no es la única, Alteraciones hormonales como la pubertad, la menopausia y el embarazo pueden provocar gingivitis (gingivitis del embarazo).

Un correcto cepillado de los dientes debe continuar incluso si se está sangrando para evitar la proliferación de bacterias, pero siempre debe realizarse con un cepillo de dientes suave.

En la etapa de gingivitis, la enfermedad es reversible, con una buena higiene bucal puedes volver a tener unas encías saludables. Cuando la falta de higiene persiste puede aparecer la periodontitis.

Periodontitis y déficit nutricional

La periodontitis es una patología infecciosa grave de las encías que afecta y daña las estructuras de soporte dental, incluido el hueso alveolar que sustenta a los dientes. Se forman bolsas periodontales entre el hueso y el diente, reservorios perfectos para las bacterias y el sarro que cronifican la enfermedad. Si no se eliminan la placa dental y el sarro las bacterias pueden atacar al hueso. Una vez se destruye el hueso, éste no se puede regenerar, es irreversible. Por ello se debe actuar con urgencia para no perder más hueso y evitar  que los dientes se suelten y acaben cayéndose.

Aunque por regla general el sangrado de encías responde a una higiene deficiente, éste puede ser síntoma de una deficiencia grave de vitaminas u otras enfermedades por eso es importante consultar a tu odontólogo.